Tel: 91 730 05 89 -

La tradición de tomar chocolate con churros

La tradición de tomar chocolate con churros

Sin duda, no hay nada mejor que levantarse un frío domingo por la mañana y poder desayunar un chocolate con churros a domicilio en el centro de Madrid. La unión de estos dos manjares hacen que esta pareja sea todo un placer para el paladar. Pero ¿alguna vez te has preguntado de dónde viene esta deliciosa tradición?

La tradición de comer churros para desayunar es originaria de la ciudad de Madrid. Aunque antes tenías que ir de propio a la churrería a comprarlos, no como ahora, que puedes disfrutar de un chocolate con churros a domicilio en el centro de Madrid.

Los churros como se conocen hoy en día se cree que fueron creados entre los siglos XIV y XVI y vienen, nada más y nada menos, que de la lejana China. De este país se trajo a España la costumbre de freír la masa en aceite y los portugueses les dieron la típica forma estrellada y les añadieron azúcar por encima. Más tarde, cuando los exploradores regresaron del nuevo continente americano, trajeron el chocolate, que se convirtió en la bebida ideal para acompañar estas delicias fritas. Gracias a lo económicos que eran los churros, esta combinación tuvo una amplia popularidad entre los sectores más humildes, como los pastores, y se cree que, precisamente, los churros se llaman así por parecerse a los cuernos de las ovejas churras.

Desde El Palacio Del Churro hemos querido repasar el origen de la tradición de tomar chocolate con churros, una costumbre especialmente arraigada en Madrid, donde ya en el siglo XIX era común degustarlos durante las ferias ambulantes gracias a su bajo coste y sencillez de elaboración. Tanto éxito tiene esta pareja de manjares que, hoy en día, quien toma esta combinación de buena mañana se dice que está degustando un desayuno a la madrileña.