Hay diferentes versiones sobre dónde y cómo apareció este producto, tan arraigado en la gastronomía española, dependiendo de quién te la cuente. Aunque el chocolate con churros a domicilio en Plaza Castilla en Madrid no deja dudas de que se trata de un invento español, el origen de su principal ingrediente se lo disputan varios países.

Hay quien dice que nacieron en China y llegaron a Europa a través de los portugueses; otros que es 100% un "invento" español, y otra teoría es que tiene un origen árabe y penetraron en España a través de Cataluña, en el siglo XIX. Esta versión es la que parece más veraz situando los "ancestros" de los churros en Egipto, donde se conservan dibujos que apoyarían este extremo.

El chocolate con churros a domicilio en Plaza Castilla en Madrid sería una versión castiza de aquella masa frita que en su día alimentó a reyes y faraones y cuya popularidad se extendió por todo el mundo árabe. Si echamos un vistazo a los Mushabbak y Oo'waymat, dos productos típicos libaneses, veremos su semejanza con ese alimento que tanto nos gusta en España.

Hay quien sigue "barriendo para casa" e insiste en que ya hay constancia de su existencia en el siglo XVI en un recetario de monjas isabelinas o clarisas de Valladolid, pero parece que esta teoría podría ser una leyenda y que carece de documento físico que lo avale. En cualquier caso, nadie puede negar que nuestro país ha sabido reinventar este producto como nadie y que gusta, prácticamente, a todo el mundo.

En El Palacio Del Churro de Madrid te llevamos tu encargo a casa para que los tengas calientes nada más levantarte. Nuestro fundador, Antonio Repullo, representa la cuarta generación de una familia tradicional de churreros de origen andaluz que sigue haciendo estos productos de manera tradicional.