Tel: 91 730 05 89 -

Algunas curiosidades sobre el croissant

Algunas curiosidades sobre el croissant

Mucha gente se ha acostumbrado a uno de los desayunos más clásicos: el chocolate con churros a domicilio en Plaza Castilla en Madrid. Y es que acompañar este manjar con unos pocos churros o con bollería es la mejor manera de empezar el día con alegría y con buen humor.

Sin embargo, el chocolate con churros a domicilio en Plaza Castilla en Madrid no solo es una rica costumbre. Lo cierto es que el mundo de la panadería está lleno de anécdotas, y hoy queremos contarte una de las más curiosas. El origen del croissant.

En el siglo XVIII, el Imperio Otomano avanzaba por Europa. Llegó a tener asediada Viena, una de las principales ciudades del continente. Coincide que la capital austríaca era uno de los puntos en los que más cultura gastronómica de lo dulce había, es decir: en donde más bollería podías encontrar.

Tras un largo tiempo de asedio, los otomanos trataron de tomar la ciudad en varias ocasiones, todas ellas de diferentes maneras. Atacando a sus puertas, subiendo a sus murallas y demás, pero todos los intentos fracasaron.

Fue entonces que los turcos tuvieron una interesante idea, que consistía en tomar la ciudad a través de un túnel que cavarían y que les llevaría hasta su interior, sin la necesidad de atravesar luchando las murallas.

Cavaban de noche, para que no les escucharan, pero un gremio, que acostumbra a madrugar más que los demás, les escuchó llegar, fueron los panaderos. Alertaron al resto de la ciudad para que todo el mundo cogiese las armas y fuese a combatir al intruso, haciendo que se retiraran los otomanos. A raíz de esa victoria los panaderos hicieron un bollo para conmemorar ese día, y fue el croissant.

En El Palacio Del Churro contamos con una amplia gama de productos de bollería elaborados de manera artesanal. Te encantarán.